Riaza Trail Challenge

La propiocepción: un entrenamiento sencillo para hacer en casa

  • 02/04/2020

Seguro que en más de una ocasión has escuchado este término y todavía no tienes muy claro a qué se está refiriendo. Bien, no es nada complicado de comprender: la propiocepción es –explicado de manera sencilla- la capacidad que tiene nuestro organismo para percibir la postura que tiene nuestro cuerpo respecto al terreno en el que nos encontramos y la respuesta ante el mismo. Es decir, la conciencia que tiene nuestro propio cuerpo sobre la posición de nuestras articulaciones, ya estemos en parados o en movimiento.

El sistema propioceptivo es de vital importancia por una sencilla razón, y es por su relación con el equilibrio y la coordinación, otorgando una mayor o menor capacidad de respuesta al sistema nervioso. Pongamos un ejemplo: estamos corriendo por la montaña y tenemos un mal apoyo debido a lo abrupto del terreno. Si nuestra propiocepción es buena, el cuerpo será capaz de reaccionar ante esa pisada y evitará un esguince de tobillo. Y eso sucederá porque “reconocerá” esa mala postura.

Así pues, para los corredores de montaña la propiocepción es un aspecto de gran importancia porque, gracias a ella, podemos fortalecer articulaciones y tendones clave para nuestro gesto deportivo. Y de ese modo evitar lesiones e incluso obtener un mayor rendimiento.

Para trabajar la propiocepción tan solo necesitamos un bosu, que es ese accesorio con forma de media esfera. Si no podemos hacernos con uno, bastaría alguna otra superficie que nos aporte inestabilidad, como un cojín.

A continuación te proponemos 4 ejercicios que recomiendan los compañeros de www.escueladerunning.com:

“Ponte boca abajo en posición horizontal apoyándote sobre las puntas de los pies en el suelo y las manos sobre un bosu. Realiza apoyos alternando una y otra mano. Puedes realizar variaciones tanto en cambios de velocidad como apoyando una pierna y luego la otra. También puedes abrir o cerrar los ojos mientras realizas el ejercicio para aumentar la dificultad del ejercicio. Lo ideal es que aguantes cada postura entre 30 segundos y 1 minuto”

Foto de ejercicio 01

“En posición vertical adelanta una pierna y flexiónala 90º. Puedes hacerlo sobre el suelo, como si de una zancada isométrica se tratase, o sobre el bosu. Baja la otra pierna flexionada todo lo que puedas sin apoyar la rodilla en el suelo. Mantén el tronco recto y la vista al frente y extiende los brazos hacia adelante para ganar mayor estabilidad y equilibrio”.

Foto de ejercicio 02

“Sitúate sobre el bosu con ambas piernas y realiza una sentadilla manteniendo el equilibrio en esa posición durante 30 segundos. Repite el ejercicio y ve aumentando los segundos mantenidos sin perder la verticalidad del tronco. También puedes intentar mantenerte sobre una sola pierna e ir alternando primero una y luego la otra. En ese caso el trabajo de equilibrio será mucho más intenso”.

Foto de ejercicio 03

“Túmbate en el suelo con los brazos extendidos junto a tu cuerpo y las piernas sobre el bosu en un ángulo de 90º. Eleva la cadera hacia arriba y mantén la postura de 30 segundos a 1 minuto. Trata de introducir cambios de ritmo y mantén el equilibrio sobre una sola pierna, alternando con la otra. También puedes extender una pierna y mantener el equilibrio aumentando la dificultad del ejercicio”.

Foto de ejercicio 04

Organiza

Ayto. Riaza
Bike Run
EDyM
Via Pecuaria